¡Los desafíos del nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología!

La aprobación por parte de la Cámara de Diputados para crear el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación es un paso que marca un hito importante para el sector, ya que se había convertido en uno de los principales anhelos de la comunidad científica y se espera que sea el empuje necesario para los desafíos que hay en el ámbito de la transformación digital y los procesos de la cuarta revolución industrial.

Sin embargo, instaurar una nueva institucionalidad con todo su aparataje por sí solo, no asegura que el rol que tengan la innovación, la ciencia y la tecnología para el mundo público y privado realmente aumente de manera sustancial, para así crear un ecosistema más dinámico, y lograr un real impacto en el desarrollo económico del país.

Paralelo a la puesta en marcha de esta nueva Secretaría de Estado, es importante mejorar la calidad de la educación en todas sus etapas para formar el talento necesario a nivel país, incentivar las ciencias aplicadas acorde a los desafíos de Chile, impulsar la confluencia productiva entre el mundo académico y el empresarial, alinear los esfuerzos de fomento público con los privados y, por sobre todo, generar estrategias país de largo plazo que permitan enfocar los recursos siempre escasos en aquellos ámbitos de mayor impacto y progreso a nivel nacional.

La era que estamos viviendo forzará la transformación digital de todas las industrias y segmentos de la economía. Para lograr sobrevivir a esta revolución requerimos personas dispuestas y capaces de formarse en nuevas competencias, recapacitarse continuamente frente a nuevas tecnologías, y mantener una constante apertura de mente ante los cambios radicales que se vienen. Además, será clave lograr el match entre las grandes compañías y las startups que son empresas emergentes con ideas innovadoras y que sobresalen en el mercado, apoyadas por las nuevas tecnologías.

Experiencias exitosas de empresas pequeñas que se han unido con otras más antiguas y consolidadas a nivel mundial hay varias, como es el caso de empresas alemanas como, por ejemplo, Siemens, Daimler, Airbus y BMW, para solamente nombrar algunos nombres más conocidos.

Alemania, uno de los líderes en ciencia y tecnología a nivel mundial, no tiene un ministerio especial enfocado exclusivamente en Ciencia y Tecnología. De hecho, cuenta con solo con un total de 13 ministerios a nivel federal versus los 23 de Chile. La ciencia, tecnología e innovación se impulsa no solamente desde el Ministerio alemán de Educación e Investigación sino dentro de diferentes organismos como parte inherente, transversal y mancomunada de los esfuerzos de todo el estado por garantizar el liderazgo del país y el bienestar de sus habitantes a largo plazo.

Por ello, es clave que la creación del nuevo ministerio en Chile, vaya acompañado de un debate amplio de los diferentes actores respecto de qué lugar queremos ocupar como país en ciencia, tecnología e innovación, generando consenso respecto a objetivos comunes y transversales a nivel nacional que perduren más allá de un gobierno y que impliquen metas lo suficientemente altas y apasionantes para mover un país entero.